domingo, 11 de junio de 2017

¿Empieza Europa a comprender a Israel?

Leandro Fleischer analiza el creciente problema que padece Europa con el terrorismo islámico, y la convergencia hacia lo que ha padecido Israel. 
Artículo de Elmed.io:
"Buenos días, Palestina", dice esta viñeta que jalea el atentado perpetrado en Tel Aviv el 21 de enero de 2015.
En este momento estoy mirando la cobertura de los ataques terroristas en Londres, de nuevo en Inglaterra, de nuevo en Europa. Que si lobos solitarios, que si grupos operativos, los medios hacen la cobertura a su manera, pero casi ninguno se atreve a decir lo que es: terrorismo islámico.
Residí en Israel casi siete años. Recuerdo todas las medidas de seguridad de allí: cada vez que se ingresa en un shopping, en una estación central o en cualquier lugar muy concurrido, uno debe pasar por un chequeo que incluye un detector de metales; si uno se olvida un bolso en cualquier lado, la Policía acordona el lugar y envía un robot para desactivar la posible bomba; no sé si seguirán existiendo, pero cuando yo visitaba Jerusalén había guardias de seguridad que controlaban a aquellos que se subían a algunos autobuses; etc. Y no, no me refiero a ninguna zona de especial peligrosidad como una frontera hostil o un asentamiento en Cisjordania, sino a lugares céntricos del país. Recuerdo también aquella vez que estaba cenando en mi apartamento de Tel Aviv y las fuerzas de seguridad buscaban a una terrorista que andaba suelta por la ciudad. Por supuesto que nos pedían que no saliéramos de nuestros hogares, y jamás podré olvidarme de un helicóptero que volaba tan bajo que su luz ingresaba a través de la ventana iluminando el comedor. Esa mujer fue encontrada en las inmediaciones de un restaurante de la playa donde yo trabajaba por entonces.
Uno se acostumbra a vivir así. De hecho, cuando volvía de visita a mi Buenos Aires natal, antes de ingresar a un centro comercial me paraba unos pocos segundos de forma automática en la entrada, y solo continuaba mi marcha cuando me daba cuenta de que ya no estaba en Israel y nadie iba a revisarme.
Los atentados en Israel eran y son justificados, a veces con vehemencia y a veces con disimulo. La comprensión de los asesinatos de israelíes a manos de terroristas palestinos suele ser cosa de personas –muchas de las cuales también están en Europa– que a su vez ven –tal vez veían– los ataques en sus países como “incidentes aislados”. No obstante, cada vez son más frecuentes, no solo los atentados sino los episodios de intolerancia hacia los infieles en pequeños y reiterados actos violentos que no suelen llegar a los medios mainstream.
El miedo en Europa se propaga cada vez más. Pero lo importante para los políticos de allí es seguir debatiendo algún presunto problema con el clima que, en el mejor de los casos, es discutible.
Es tragicómico pensar que aquellos que creían que los israelíes se merecían lo que les sucedía estén ahora pasando por lo mismo (o peor aún) y tengan que aplicar las mismas medidas de seguridad que el Estado judío. Israel es un país que está en una región donde los islamistas se encuentran por doquier, no puede hacer otra cosa más que defenderse; y, como puede observarse, tiene éxito. La corrección política, el buenismo, la cobardía y el oportunismo de algunos políticos del Viejo Continente abrieron las puertas al islamismo, que ya está dentro y expandiéndose cada vez más y a mayor velocidad. Los avisos fueron dados en su momento, pero no fueron escuchados. Se llegó a tildar de “fascista”, “racista” e “intolerante” a quien se oponía al multiculturalismo y advertía sobre lo que iba a suceder. Todavía hoy, a pesar de que el agua de la olla está comenzando a hervir, algunos siguen repitiendo esos descalificativos con elaboradas argumentaciones en favor del buenismo. Saltar de la olla puede significar reconocer que estuvieron equivocados muchos años y que también son responsables de la desesperante situación actual. Eso sí, cada vez son menos los que optan por cocerse como ranas, y las masas silenciosas se están haciendo escuchar en las urnas dando cada vez más fuerza a candidatos a los que seguramente jamás hubieran votado de otra forma.
Europa tiene dos opciones: continuar por el camino que conduce al suicidio lento y doloroso o tomar medidas mucho más contundentes que las que criticaban a Israel. Hoy ya es tarde para seguir apuntando dedos para fuera, y demasiado peligroso para continuar inventando enemigos externos: el verdadero enemigo los está devorando desde adentro.

Artículos Relacionados por categorias


No hay comentarios:

Publicar un comentario